Can Coll: una masía con mucho encanto en Cerdanyola del Vallès

El Centro de Educación Ambiental Can Coll pertenece al Consorci del Parc Natural de Collserola. Es una masía del s. XV que tiene por objetivo realizar actividades a las escuelas para conocer el entorno natural. Está en Cerdanyola del Vallès, muy cerca de Barcelona y un lugar ideal para ir con niños. Los domingos abren al público y realizan visitas guiadas a la granja a las 11 y 12h. Ir con suficiente antelación para no quedaros sin plaza, ya que suelen llenarse pronto.

masía can coll

Cómo llegar a la Masía de Can Coll

La Masía de Can Coll está ubicada en el kilómetro 2 de la carretera d’Horta de Cerdanyola del Vallès, en la comarca del Vallès Occidental (Barcelona). Muchas personas ni conocen de su existencia, sino que cuando mencionas Can Coll saben que les estás hablando del Restaurante Torrent de Can Coll, típica parada de los ciclistas para comer una butifarra a la brasa, o de los grupos de amigos/familiares que se reúnen para hacer una costillada en la zona de barbacoas.

Acceso a la Masía de Can Coll.
Acceso a la Masía de Can Coll.

Se puede aparcar dentro del recinto de la masía, pero nosotros aparcamos en el párking del área de barbacoas porque después comimos en el restaurante.

Visita con niños a la Masía de Can Coll

La visita guiada a la granja tan solo cuesta 1,85€. Si llegáis tarde, de 13 a 13:30 se pueden visitar los corrales por libre, pero no podréis ver el resto de la granja.

La visita al edificio de la Masía de Can Coll es libre y no tiene coste. En la entrada te dan una hoja con la información de cada una de las estancias.

Masía de Can Coll.
Mapa de la Masía de Can Coll.

En la planta baja está la cocina, con lápices, hojas y rotuladores para que los niños construyan una máscara de un búho. Podemos ver el almacén, la bodega, la cava dónde se conservaban los alimentos (y dónde la temperatura baja considerablemente)…

interior de la Masía de Can Coll

En la primera planta podemos ver las habitaciones, una con un lavabo de época, el comedor… Todas del siglo XIX, bastante lujosas.

interior de la Masía de Can Coll

En casi todas las habitaciones hay pequeñas exposiciones relacionadas con Collserola.

interior de la Masía de Can Coll

También se puede visitar la capilla dónde se visualiza un audiovisual.

interior de la Masía de Can Coll

Los alrededores de la masía también son muy bonitos. Detrás de ella hay una zona con mesas de picnic.

jardines de la Masía de Can Coll

Visita guiada a la granja

Después de visitar la masía, la guía nos llamó para hacer la visita a la granja. Se empieza por la zona de las incubadoras de los pollitos y los huevos, dónde podemos verlos y con mucho cuidado también los niños los pueden tocar. La chica lo explica estupendamente y los niños no pierden detalle.

granja de la Masía de Can Coll

Después se la zona de los conejos. La guía, como pudo, sacó uno de ellos dónde también los niños los pudieron tocar.

granja de la Masía de Can Coll

También visitamos los patos, dónde tanto niños como adultos nos metimos en su cercado y todos los niños les pudieron dar de comer.

granja de la Masía de Can Coll

Y por último se accede a la zona de las gallinas, pavos reales, cerditos, la vaca y el burro, dónde también los niños pudieron dar de comer a las gallinas y a los insolentes pavos reales, que si te descuidas se llevan tu mano por delante :). En todo momento la chica no para de explicar qué comen y cómo los cuidan.

granja de la Masía de Can Coll

Desde los corrales se ve la masía por detrás.

granja de la Masía de Can Coll

La visita a la granja de Can Colla más o menos dura entre 45 minutos y 1 hora, y todos los niños (y adultos) se van encantados. De noviembre a marzo se pueden hacer observaciones de aves invernantes en la Feixa dels Ocells. Además el Día Mundial de las Aves (que cae en octubre) hacen una fiesta. Más información.

Barbacoas y restaurante en Can Coll

Después de la visita a la Masía de Can Coll nos dirigimos a comer al restaurante, dónde por cierto comimos muy bien. El área recreativa dispone de dos zonas: el restaurante que se come a la carta (con una terraza exterior)  y la zona de barbacoas que dispone de un pequeño bar dónde venden la leña/carbón, bebidas, hielo, etc. Dispone de una gran explanada para jugar. Es punto de inicio de diferentes rutas en bicicleta y a pie.

Barbacoas y restaurante en Can Coll

Excursión al Puig de la Guàrdia

Y para bajar la comida, hicimos una pequeña excursión al Puig de la Guàrdia, siguiendo las indicaciones del blog Pequeña Montaña (podéis descargar el track en la web del Parc de Collserola). Es una ruta fácil, con alguna subida y bajada que puedes ser complicada para niños pequeños, pero que con paciencia lo hacen. El punto de inicio es la carretera, delante de Can Coll y al lado del restaurante.

Excursión al Puig de la Guàrdia
Excursión al Puig de la Guàrdia

En su cima, de 199 metros, podemos ver Montserrat, La Mola y el Montseny, aunque no se ve demasiado bien porque los árboles lo tapan y además no era un día demasiado claro.

Excursión al Puig de la Guàrdia

A partir de ese punto, el camino es de bajada. No está demasiado bien indicado, porque hubo un momento que dejamos de ver las indicaciones y seguíamos el camino de bajada por inercia, hasta que llegamos a un punto que giramos a la derecha para volver a la zona del merendero.

Excursión al Puig de la Guàrdia

¿Que más lugares podemos visitar cercanos a la Masía de Can Coll?

Otras actividades y sitios para visitar el Vallès Occidental

Un comentario

Deja un comentario