Llac de Graugés en el Berguedà

El lago de Graugés está en el término municipal de Avià, muy cerca de Berga. Es un pequeño lago artificial que se construyó a finales del s. XIX por la familia Rosal para guardar y proveer de agua a la colonia agrícola Graugés. 

Llac de Graugés en el Berguedà

Quizás por la gran oferta turística que tiene la comarca del Berguedà, este lugar pasa totalmente desapercibido y es una pena porque es absolutamente precioso.

Se accede por la carretera del Cal Rosal hacia Avià, donde hay indicaciones hacia Graugés. También se llega desde el núcleo urbano de Avià. Podéis dejar el coche en el aparcamiento que hay delante del Restaurante Cal Garretà, rodeado de edificios vacíos que pertenecían a la antigua colonia agrícola.

El entorno del lago es espectacular y es una delicia pasear por su alrededor. Hay mucha variedad de vegetación, típica de los bosques de ribera.

Llac de Graugés en el Berguedà

Se puede dar la vuelta a todo el lago. Es una ruta corta y sencilla para hacer con niños y también con carrito de bebé.

Llac de Graugés en el Berguedà

A su alrededor encontraremos mesas de picnic. También podemos llevarnos una manta y pasar un rato contemplando sus aguas, bajo la tranquilidad de la sombra de un árbol.

Llac de Graugés en el Berguedà

La vuelta al lago se hace en menos de una hora, a paso tranquilo. Hacia el final del lago, ya no podremos bordearlo y pasaremos por una zona boscosa que va a parar a la entrada de una masía.

Para nuestra sorpresa, hay una granja de ovejas donde pasamos un buen rato viendo como saltaban las más pequeñas.

A la vuelta nos paramos en el Estanyol de les Escoles, un pequeño lago rodeado de casas realmente precioso. Muy sorprendente encontrar este pequeño remanso de paz.


Otros lugares cercanos que podemos visitar en el Berguedà

Deja un comentario