Excursión a la Balma de l’Andaló y las Fonts de Rellinars


Rellinars es una localidad de la comarca del Vallès Occidental pero muy cerca del Bages. Está en los límites de Parc Natutal de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. El mayor de sus atractivos son las Fonts de Rellinars, un espacio al lado de la riera de Rellinars donde el agua brota de la misma roca. El lugar está ubicado en un lugar muy bonito, con mucha vegetación y mesas de picnic para disfrutar del espectáculo del agua. Os propongo hacer una excursión para ir con niños cerca de Barcelona.

Fonts de Rellinars

Cómo llegar a las Fonts de Rellinars

A las fuentes de Rellinars se puede acceder en coche pero nosotros llegamos caminando desde el núcleo urbano de Rellinars, visitando la Balma de l’Andaló y varias barracas de piedra seca, hasta que finalmente llegamos a les fuentes para volver otra vez al inicio de la excursión. Es la ruta del Racó de les Fonts propuesta por el Ajuntament de Rellinars y que encontraréis en su web.

Foto propiedad del Ajuntament de Rellinars.

La excursión empieza en la calle Sant Pere, al lado del Ayuntamiento. Encontraréis una zona para aparcar en la carretera por la que venís (B-122) al lado del Restaurant-Bar Rellinars, un original edificio.

Rellinars

Debéis seguir todo el rato por la calle Sant Pere hasta llegar a La Fàbrica, una antigua fábrica textil con una rueda de molino de madera. Cruzamos la riera de Rellinars y delante nuestro hay dos caminos. El que va recto va hacia la iglesia de Sant Pere i Sant Fermí y el de la derecha es el que va hacia la Balma de l’Andaló.

Nos acercamos un momento a la iglesia de Sant Pere i Sant Fermí y volvemos sobre nuestros pasos para subir por el sendero SL-C 55 que hay encima del molino y que sigue el recorrido de la acequia. Esta acequia lleva el agua de las fuentes hasta la balsa del molino.

Rellinars

El sendero se vuelve cada vez más frondoso y húmedo, ya que vamos paralelos a la riera de Rellinars y si asomamos la cabeza por la derecha, veremos agua. Y sobretodo la escucharemos.

Atravesamos una zona de huertos y seguimos la indicación hasta la Balma de l’Andaló.

Rellinars

Balma de l’Andaló

La Balma de l’Andaló es una cueva que lleva el nombre de la persona que conreaba estas tierras. Fue de utilidad en la Guerra Civil, ya que muchas personas de la zona la utilizaron de refugio.

A la Balma de l’Andaló se puede acceder en coche a través de una pista, que es la misma que lleva a las fuentes de Rellinars.

Balma de l'Andaló de Rellinars

Volvemos sobre nuestros pasos para coger el mismo camino indicado como les Barraques de Les Cases y que sube hacia arriba. En este cruce, si quisiéramos acortar la excursión, podríamos ir directamente hasta las fuentes de Rellinars, aconsejable si vais con niños pequeños porque el camino de las barracas se les puede hacer pesado.

Rellinars

Seguimos caminando por una pista que sube y que en algún claro podemos ver Montserrat a lo lejos. Lástima que el día estaba muy nublado y no pudimos ver el macizo con todo su esplendor.

Montserrat desde Rellinars

A lo largo de la pista veremos tres barracas de piedra seca: barraca de Les Cases, barraca de la vinya del Masnou y la barraca de les fonts. En la segunda barraca entramos y nos sorprendió ver lo que parecía ser restos de piel de serpiente colgando del techo. Las barracas las construían los payeses que conreaban las tierras, con el objetivo de tener un lugar donde resguardarse de la lluvia o lugar para guardar las herramientas.

Ahora el camino es de bajada. Pasamos por la tercera barraca donde en unos metros más adelante hay un torre de líneas eléctricas.

Se llega a una bifurcación al lado de un muro de contención de la riera. Más adelante encontramos el camino hacia la Font de Carlets. Pero se nos hizo tarde para visitarla y decidimos ir al último y más bonito punto de interés de esta ruta: las Fonts de Rellinars.

Riera de Rellinars

Fonts de Rellinars

Les Fonts de Rellinars son una auténtica maravilla. El agua brota de la piedra en un continuo chorro. Es un lugar perfecto para comer ya que la zona consta de cuatro mesas de picnic al lado de la riera de Rellinars. Nosotros nos encontramos la zona anegada de agua y no pudimos sentarnos en los bancos, ya que todo estaba mojado. Pero no siempre está así puesto que en verano es posible que la riera no lleve ni agua y que de las fuentes no salga ni una gota. Por lo que quizás es recomendable ir en invierno o después de haber llovido.

Fonts de Rellinars

A las Fuentes de Rellinars también se puede acceder en coche, tal y como indican en la web Som de Pícnic.

mesas de picnic en les Fonts de Rellinars

Para volver al núcleo urbano de Rellinars, podemos hacerlo continuando por la pista de donde veníamos o bien ir por el camino de la acequia, paralelo a la riera. Os recomiendo coger esta camino, ya que intuyo que es mucho más bonita que la pista. Nosotros fuimos en diciembre y había carteles con un Tió y más de una familia buscándolo. Para desgracia de mi hijo, nuestro Tió no apareció 🙂

El camino de la acequia para a parar al cruce de la Balma de l’Andaló. Tan solo tenemos que hacer el camino a la inversa siguiendo las indicaciones hacia el Ayuntamiento.

Rellinars

Decidimos quedarnos a comer en el Restaurante-Bar Rellinars, un sitio pintoresco que mi hijo recuerda como una de las mejores hamburguesas que ha comido. Pero a pesar del sitio tan peculiar, comimos muy bien.

Este edificio se le conoce como Torre Paleta y lo construyó Josep Casademont Borràs, un paleta que utilizó los restos de otras obras para decorar esta casa. Más información en esta web.

En Rellinars también podéis hacer la excursión al Gorg del Diable y la
Ruta de la Pedra Seca. Y es que en el Vallès hay muchas excursiones para hacer con niños, y encima muy cerca de Barcelona 🙂


Otras actividades en el Vallès Occidental

Deja un comentario