Suiza Viajes

Berna, puerta de entrada a los alpes suizos

Berna es la capital de Suiza y su casco antiguo es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Pero lo más conocido de esta preciosa ciudad suiza es el oso, el animal heráldico que está presente en cualquier rincón de sus calles y comercios. Berna fue la primera ciudad que visitamos nada más pisar Suiza y ya nos hicimos una idea de todas las maravillas que nos quedamos aun por ver. Y es que Suiza es absolutamente impresionante y no paro de sonreír cada vez que hablo de ella.

El caso histórico de Berna esta rodeado por el río Aar. Si veis un mapa os daréis cuenta de la forma que tiene Berna gracias al río. Nosotros empezamos nuestro paseo por Berna desde la sede del Gobierno suizo (Bundeshaus) y que está ubicado en la Bundesplatz. En esta plaza dicen que hay mucho oro justo debajo suyo :). Nosotros no vimos oro, pero si un bonito mercado que vendían desde flores hasta quesos. El mercado solo está por la mañana y una vez lo quitan, se pueden ver 26 chorros de agua que representan los cantones suizos. Solo están en verano ya que en invierno ponen una pista de hielo. También podéis visitar gratuitamente el Parlamento federal de lunes a sábado.

Desde el parlamento nos dirigimos a la calle Bärenplatz donde también encontramos otro mercado pero de ropa y de regalos. Nos hizo gracia ver este tablero de ajedrez pintado en el suelo con sus fichas correspondientes de madera. Este juego se puede ver en muchos lugares de Suiza y lo sorprendente es que nadie roba las fichas. Como os podéis imaginar, esto en España sería impensable.

La calle comercial más larga de Europa está en Berna

Uno de las atractivos de Berna son los seis kilómetros de calle con arcadas que protegen de la lluvia y sol a cientos de tiendas. Es importante saberlo porque el tiempo en Suiza es bastante cambiante y es posible que más de un día llueva. Por lo que Berna es una ciudad perfecta para ir en caso de lluvia. Se le conoce como Laueben y es una de las zonas comerciales más largas y a cubierto de Europa. Y no solo eso, sino que estas calles son absolutamente preciosas, con muchas fuentes y edificios renacentistas. Por lo que además de ver tiendas, veréis bonitas fachadas y preciosas fuentes con motivos de lo más variopinto. Las calles principales son la Spitalgasse y Marktgasse. Nosotros nos dirigimos a la calle Marktgasse, que si sigues recto vas a pasar al zoo de los osos.

Las preciosas fuentes de Berna

En esta calle hay muchas fuentes representando a distintos personajes. La más curiosa es la fuente del ogro come niños, llamada Kindlifresserbrunnen y que está en la calle Kornhausplatz. En esta calle también está el antiguo granero ahora convertido en un magnífico restaurante (Kornhauskeller).

Zytgloggse, la torre del reloj astronómico

Siguiendo por la calle Marktgasse, ahora llamada Kramgasse, llegamos a otro de los atractivos turísticos de Berna, el Zytgloggse, la torre del reloj con un bonito reloj astronómico de 1530. Intentad pasaros cuatro minutos antes de la hora en punto para ver como los muñecos se mueven. Pero si os lo perdéis tampoco pasa nada :). Podéis subir para ver Berna desde lo alto y también para ver el mecanismo del reloj. La visita se debe reservar en la oficina de turismo (más información). Justo al lado hay un par de edificios (en uno de ellos hay una farmacia) con unas fachadas preciosas.

En el número 49 de la calle Kramgasse está la casa donde vivió Einstein y desarrolló su teoría de la relatividad. Ahora es una cafetería y se puede visitar su interior.

Los osos de Berna

La calle Kramgase cambia de nombre y pasa a llamarse Gerechtigkeitsgasse. Una misma calle cambia tres veces de nombre. ¿Os hacéis a la idea de lo larga que es? Pues imaginaros ir con un niño que está deseando ver a los osos. Nosotros fuimos a pie pero quizás hubiera sido buena idea coger una de los tranvías. El BärenPark, parque de osos, está en una de las laderas del río Aar. Se cruza el puente Nydeggbrucke desde donde podremos ver a los osos y las casas medievales de Berna. Veréis que el rio Aar tiene un color precioso y baja con mucha fuerza. Nosotros vimos a unos cuantos valientes tirarse al río, salir y volverse a tirar. Se paseaban por medio de la carretera en bañador y descalzos. ¡Estos suizos no tienen frío!

Desde este puente se ve el puente más antiguo de Berna, el Untertorbrucke.

La entrada al Parque de los Osos no tiene coste y siempre está abierto. En él encontraréis tres osos pardos en semi libertad que podéis ver desde arriba del parque o bien bajando por el ascensor para verlos desde abajo. El ascensor es gratuito (de 8 a 17h). Hay osos en Berna desde 1513. Estuvieron en un foso hasta que en 2009 se construyó el BärenPark, mejorando así sus condiciones.

En la tarima de madera podéis ver uno de los osos. 

Este parque fue posible gracias a que muchas personas donaron dinero para construirlo. Sus nombres están escritos en los adoquines del parque. Al lado del parque hay restaurantes y lavabos públicos en el restaurante Altes Tramdepot.

Volvimos por la misma calle hacia donde habíamos aparcado el coche, no sin antes pasar por la Munsterplatz para ver la catedral de Berna, la más alta de Suiza, y a la que se puede subir a su torre para ver Berna desde las alturas. Al lado de la catedral hay un parque infantil y un ascensor para bajar al barrio Matte, el más antiguo de la ciudad.  La calle Münstergasse también es muy bonita, repleta de banderas. 

Nos gustó mucho pasear por las calles de Berna y no tanto ver los osos en cautividad. Pero aun así Berna nos enamoró y fue un inicio perfecto para empezar nuestras vacaciones de verano en Suiza.

Encontrarás más información en la Guía de vacaciones de Suiza con niños. También te puede interesar las guías de vacaciones de Alemania y Dinamarca.


Información de Berna

Más lugares para visitar en Berna

  • Rosengarten: jardín con 223 clases de rosas ubicado cerca del Parque de Osos y de acceso libre. Dicen que tiene las mejores vistas de Berna. También hay un restaurante y parque infantil.
  • Botanischer Garten der Universität Bern: jardín botánico. La entrada es gratuita.
  • Parque zoológico Dählhölzli: hay más de 200 especies. El acceso es gratuito a la zona de barbacoas, zoo de mascotas y parque infantil.
  • Piscina Marzili: zona de baño gratuita al lado del Parlamento con una piscina olímpica, otra piscina con trampolines y una para los niños. Además desde aquí podemos bañarnos en el río Aar.
  • Bernaqua: centro acuático con 18 piscinas y 3 toboganes gigantes.
  • Zentrum Paul Klee: museo del artista Paul Klee. Está un poco lejos del centro de Berna. 
  • Kunstmuseum Bern: el museo de arte más antiguo de Suiza.
  • Naturhistorisches Museum Bern: museo de historia de la naturaleza con 220 dioramas de animales y 50 cristales de roca.
  • Historisches Museum Bern: museo de historia. También aloja el Museo Einstein.
  • Gurten – Park im Grünen: es un mirador de Berna y zona de recreo al que se llega en funicular desde Wabern. Hay barbacoas, tobogán de trineos y un ferrocarril en miniatura.
  • Ropetech: parque de cuerdas en los árboles. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: