Suiza Viajes

Interlaken, Thun y Spiez: pueblos suizos de lago de Thun

El lago de Thun es otra de las bellezas que hay en Suiza, en la antesala de los alpes suizos. Recorrer los pueblos que hay en su orilla, así como navegar por sus aguas, es otra de las actividades que podéis hacer si vais algún día a visitar esta preciosa región del Oberland Bernés.

Interlaken

Interlaken, como podéis adivinar, significa entre lagos. Es una conocida ciudad super turística ubicada entre el lago Thun y el lago Brienz. La primera vez que escuché hablar de ella fue a mi madre, ya que su hermano estuvo viviendo en Interlaken, como muchos otros españoles que tuvieron que emigrar para buscarse la vida. Luego mis padres fueron de vacaciones a Suiza y me explicaron que desde ahí partía el tren que te llevaba hasta la estación más alta de Europa, en el Jungfrau a 3.454 metros de altitud.

Nosotros la visitamos un día lluvioso, el único que por suerte tuvimos en Suiza. También paramos una vez para comprar en el Lidl, que según dicen tiene precios más asequibles que los supermercados autóctonos Coop y Migros. Encontré la ciudad muy masificada, llena de turistas y de tiendas de relojes, de chocolates y de vestidos de la Heidi. O sea, lo más típico de Suiza :).

En Heidi’s Photo Chalet puedes hacerte una sesión de fotos disfrazado con el traje regional.

Como puntos de interés están los jardines del casino. Un bonito espacio con un jardín absolutamente precioso. Ese día justamente estaban haciendo un mercado de antigüedades.

Hay un precioso reloj floral y al lado del casino hay un teatro. El casino está en la calle principal Höheweg, donde hay muchas tiendas, hoteles y restaurantes.

Justo delante del casino está el parque Höhematte, 14 hectáreas de terreno donde es habitual ver como aterrizan los paracaidistas. A lo lejos se ve el Jungfrau aunque como podéis ver en la foto, la niebla nos lo impidió. Aunque la verdad es que hay mejores lugares donde verlo, como por ejemplo desde el Schilthorn.

Parque Höhematte.

En Interlaken hay muchísima variedad para comer, desde el McDonald’s y Subway hasta restaurantes chinos, indios, coreanos, libaneses, etc. Están todos concentrados en unas pocas calles.

En Funky Chocolate Club hacen actividades para niños relacionadas con el chocolate.

Para volver al coche dimos la vuelta por un paseo que hay al lado del río Aare y que pasa por delante del acceso a Harder Kulm.

Río Aar en Interlaken.

Harder Kulm es una montaña que se puede subir en teleférico y que ofrece buenas vistas de Interlaken y de las montañas Eiger, Mönch y Jungfrau. Hay un restaurante arriba del todo con forma de pagoda, visible desde Interlaken. Esta iglesia de la imagen es la iglesia del castillo. Justo al lado está el castillo de Interlaken y hay unos lavabos públicos gratuitos. Siempre es bueno saber esta información :).

Justo detrás del campanario, se ve Harder Kulm.

También os podéis acercar hasta los jardines japoneses de la amistad, un remanso de paz enfrente del Hotel Interlaken.

Si estás alojado en Zúrich o Lucerna, la agencia Civitatis organiza excursiones de un día para visitar Interlaken y Grindelwald. Los trayectos se realizan en bus hasta Interlaken y en tren hasta Grindelwald. Aquí tienes la información para salida desde Zúrich y desde Lucerna.

Thun

El centro histórico de Thun me pareció mucho más interesante que Interlaken. Lástima que aparcamos en un lugar con limitación de tiempo (al lado de la estación de trenens) y nos quedamos sin poder visitar el castillo del siglo XII, que además alberga un museo de historia.

Surfistas en el río Aare y el castillo a lo lejos.

La imagen más características de esta ciudad, además del castillo, es la de los puentes de madera sobre el río Aar. El río Aar se desdobla en dos y crea una especie de isla unida por puentes. La orilla del río está repleta de restaurantes, heladerías y cafeterías, por lo que es una de las zonas más animadas de la ciudad.

Los puentes de madera son muy bonitos, repletos de maceteros con flores. Es habitual ver sufistas y canoas aprovechando el oleaje que provoca el agua al pasar por la esclusa del puente.

Nosotros nos tomamos un café en una de las cafeterías que hay delante de un parque infantil y una noria. Ya os podéis imaginar que los precios en Suiza son caros… Pues si no recuerdo mal, cada bola de helado costaba 3 francos. Por lo que el helado de mi hijo costó la friolera de 9 francos, unos 8 euros.

Parque infantil al lado del río Aare.

No dejéis de pasar por Obere Haupgasse, una calle con soportales, repleta de tiendas y de flores. En el número 33 de esta calle vivió Napoleon III.

La playa del Ayuntamiento (Rathausplatz) es estilo medieval con el suelo adoquinado y preciosos edificios a su alrededor.

Spiez

Spiez es la localidad más pequeña de las tres pero que a mi más me gustó. Es un lugar donde se respira tranquilidad, ideal para dar un paseo al atardecer. Nosotros aparcamos en la calle Seestrase, en un aparcamiento de pago y al lado de unas tiendas de vinos. Nos dirigimos a un parque infantil con unos bonitos jardines. Como siempre, los parques infantiles suizos son fantásticos. Este en concreto tiene un lavabo público gratuito, y por supuesto, limpísimo.

Casualmente ese día había un torneo de fútbol playa y también estaban ensayando para hacer un concierto de rock por la noche. Nos quedamos un buen rato viendo como jugaban equipos de varias partes del mundo. Aquí también encontraréis un mini golf, una zona de baño público en el lago y la piscina exterior con el tobogán más largo del Oberland Bernés, llamada Freibad Spiez, la cual también tiene un restaurante.

La montaña Niesen con forma piramidal a lo lejos.

Justo delante de los jardines está el embarcadero, repleto de pequeños barcos y con la posibilidad de alquilar un cisne a pedales o canoas. Dimos un paseo por el embarcadero, con varios edificios de apartamentos justo delante. El lugar es muy tranquilo, vimos poquísima gente por sus calles. La verdad es que un buen sitio para desconectar.

En pocos metros se llega a la zona donde los barcos de la línea BLS, que vienen de Interlaken, hacen una parada en Spiez para continuar hasta Thun.

Delante del puerto hay varios restaurantes y cafeterías, bastantes tranquilos para ser una tarde de finales de julio. Realmente en Spiez la vida es pausada. Como en toda Suiza, hay casas preciosas. Quiero destacar la casa de la izquierda de esta foto:

Tiene un pequeño jardín y se puede acceder libremente. Desde ahí las vistas del embarcadero de Spiez son muy bonitas.

Justo al lado de esta casa está la bonita iglesia del castillo de Spiez.

Spiez tiene un precioso castillo medieval, en el que horas antes habían celebrado una boda y aun había pétalos de rosa por el suelo. Se puede visitar el museo de la historia local y el viñedo e incluso tomar un vino o café. Más información en la web del Schloss Spiez.

Quizás Spiez me gustó mucho porque a esa hora de la tarde justamente salió el sol y pudimos ver con todo su esplendor los preciosos jardines del castillo, con el lago Thun a sus pies. Una auténtica preciosidad.

Spiez está rodeado de viñedos. Encontraréis varias tiendas donde venden sus vinos.

Como veis estos pueblecitos suizos son encantadores. Si queréis tranquilidad, dar un paseo relajante y daros un chapuzón, Spiez es vuestro destino. Por el contrario si lo queréis es visitar un castillo, yo me decantaría por Thun. Y para comer o hacer compras, Interlaken es el lugar aconsejable. Otra forma de visitar todos estos pueblos es cogiendo el barco que sale de Interlaken hasta Thun.

Encontrarás más información en la Guía de vacaciones de Suiza con niños. También te puede interesar las guías de vacaciones de Alemania y Dinamarca.


Otras actividades y lugares para visitar en el lago Thun

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: